Cosecha

Una vez hemos pasado el duro proceso de la cosecha llega el momento de cortar, secar y curar nuestras plantas. Primero debemos de cortar las hojas de nuestras plantas dejando únicamente las hojas de tamaño más pequeño que contienen resina. Esto lo podemos hacer según acabamos de cortar la planta o mientras todavía está viva. Cuando por fin tengamos la planta limpiada de estas grandes hojas tenemos que buscar un sitio fresco, seco y oscuro que tenga ventilación para tender nuestras ramas o introducirlos en un secador de red. Esta etapa tiene que durar aproximadamente entre dos y tres semanas teniendo en cuenta que cuanto más lento sea el proceso mejor será el secado y mantendremos en mayor medida los aromas y sabores. Una vez transcurrido este tiempo empezaremos a curar nuestra cosecha metiendola en una caja de cartón o de madera sin barnizar. Colocamos la hierba dentro de cerramos la caja. Cada día deberemos de abrir un poco dicha caja y voltear las ramas. Aunque aquí nos parezca que la hierba vuelve a estar húmeda no hay que preocuparse pues es humedad que está en el interior del cogollo y sale fuera. Este proceso durará tambien entre dos o tres semanas hasta que la marihuana esté crujiente.

Este sitio es para mayores de 18 años y utiliza "Cookies" propias y de terceros, si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de de "cookies" y es mayor a 18 años. Política de Privacidad